Inicio

¿Quién es Daniel Gallego?

 

    Hoy en nuestra nueva entrada al blog tenemos el placer de contar con una persona muy especial, una persona que es todo un ejemplo para todos los que estamos en diálisis, Daniel Gallego Zurro. Una persona que se toma la vida con filosofía y con toda normalidad, disfrutando de sus viajes y del momento a pesar de las adversidades. Intentaremos trasmitir con esta entrevista a todos los compañeros y pacientes con insuficiencia renal, que se puede viajar y llevar una vida totalmente normal disfrutando de cada momento estando en diálisis. Gracias Dani por tu aportación, es de agradecer.

Dani en uno de sus viajes, Japón.

 


  • ¿Quién es Daniel Gallego Zurro?

-Tengo 45 años, vivo actualmente en Valencia y soy diplomado en relaciones laborales. Soy paciente renal desde los 20 años. Empecé el tratamiento de hemodiálisis con 22 años en 1995 (muy joven…). Me trasplantaron cuando tenía 25 años, pero sólo me duró 3 años y medio así que regresé a hemodiálisis con 29 años y hasta hoy sigo mi tratamiento en el hospital, así que llevo 23 años en tratamiento sustitutivo renal (HD y trasplante).

Soy miembro de la junta directiva de Alcer Illes Balears y miembro de la junta directiva de la federación ALCER (Asociación de Lucha Contra Enfermedades del Riñón) desde el 2014.

Siempre me ha gustado el deporte, he jugado en equipos de baloncesto federado antes y después de estar en diálisis. Ahora mis hobbies son viajar, yoga y dar paseos en bici.

 

Dani en una de sus sesiones, Portugal.

 

 

  • ¿Te gusta viajar?

-Viajar siempre ha sido mi ilusión, incluso en hemodiálisis. El horizonte ha sido mi meta, no hay nada mejor que viajar para sentir que estas en contacto con el mundo- Gracias a mis viajes he podido ver y sentir otras culturas, he conocido a gente diferente, otros pacientes y profesionales de la enfermería y la medicina que hoy son muy importantes para mí.

Viajar es una fuente de conocimiento, alivia el estrés y no puedo imaginar una actividad más refrescante para la mente. La gente suele hablar de la búsqueda de la felicidad, pero yo personalmente prefiero la felicidad de la búsqueda, lo que implica salir de la zona de confort, o de la clínica habitual. Es mucho más importante lo que vivimos que lo que tenemos.

He viajado por muchos países en Europa, también en India, Filipinas, Tailandia, Japón, Indonesia, China, USA, Canadá, República Dominicana, Marruecos…, etc.

Viajar me ha enseñado a disfrutar de cada momento y a querer ponerme siempre otra meta. Por eso a pesar de convivir con una enfermedad renal crónica, siempre trato de buscar nuevas escapadas, encontrando los mejores destinos que te revitalizan y te sacan de la rutina. La vida viajando te ofrece oportunidades maravillosas.

 

 

  • ¿Te ha limitado la diálisis para hacer viajes?

-Por supuesto que no, nunca me ha limitado a la hora de viajar. Puede decirse que en tratamiento de hemodiálisis dependemos de una máquina para vivir, pero es una máquina que puede encontrarse en casi cualquier país del mundo.

Lo más importante para poder viajar en diálisis, es la voluntad de querer ir.

En España y en Europa todas las clínicas tienen unos estándares de calidad que ofrecen seguridad y una excelencia, que garantiza que la diálisis se realizaran en las mismas condiciones que el centro habitual del paciente. Además en Europa con la tarjeta sanitaria europea el tratamiento de diálisis está cubierto y es gratuito para cualquier ciudadano europeo.

Fuera de Europa los tratamientos son privados, pero se pueden buscar destinos asequibles en países con garantías de calidad  y con seguridad de que el tratamientos en diálisis se realizara sin ningún problema.

 

Disfrutando de sus viajes, Tailandia.

 

  • ¿Tienes muchas complicaciones a la hora de preparar los viajes?

-El tramite burocrático suele llevar actualmente 1 o 2 semanas como mínimo, dependiendo si es un viaje por España, por Europa o por el resto del mundo.

Hay que reservar igual que los hoteles y el avión, el centro de diálisis hablando con el responsable de la unidad, que te solicitara tu informe médico, con tus últimos análisis, tu tarjeta sanitaria europea o tu método de pago en caso de que el tratamiento sea fuera de la unión europea y sea costeado por el paciente.

De todas formas hay actualmente servicios de diálisis de vacaciones, desde Alcer se gestionan plazas de diálisis en cualquier provincia o desde la federación nacional en Madrid, además de compañías de diálisis como Fresenius  o Diaverum tienen servicios internacionales de vacaciones que te gestionan gratuitamente el papeleo con la clínica de destino donde vayas a ir de vacaciones.

 

Indonesia.

 

  • ¿Qué le dirías a los compañeros pacientes para que se animen a viajar?

-Creo sinceramente que viajar es un derecho, es una cuestión de dignidad que los pacientes en diálisis tengan opciones de movilidad, ya sea por motivos laborales o por placer.

Así que animo a todos los pacientes a que puedan irse de vacaciones al pueblo, a una boda de un familiar, o simplemente a disfrutar de unas vacaciones revitalizantes con su familia y/o amigos. Está demostrado que salir de viaje y conocer otras culturas tiene un efecto positivo en las personas, romper con la rutina de la clínica habitual, nos ayudará a llevar con más optimismo el tratamiento y la carga de acudir siempre al mismo centro de diálisis.

 

 

  • ¿Qué sientes cuando viajas y que sensación te produce dializarte fuera de tu centro habitual?

-Siempre digo que hago 2 clases de turismo, el turismo normal que hace todo el mundo visitando ciudades y el turismo del hospital. El turismo del hospital es muy interesante para conocer como se trabaja en otros centros y otros países a nivel de la diálisis, ya que básicamente las técnicas son parecidas pero no iguales, así que yo cogería lo mejor de cada centro y haría “la diálisis perfecta”. Además que el personal de enfermería de cada centro te informa de los sitios que se pueden visitar y conocer, nadie mejor que quien vive en un sitio para informarte y guiarte para ver una ciudad o país. Por España hay muy buenos centros de diálisis, tanto públicos como privados, y gracias al sistema público de salud, que cubre perfectamente la diálisis, se puede viajar casi a cualquier punto de nuestro país. Tenemos mucha suerte de que nuestra seguridad social cubra la diálisis, y de eso eres consciente cuando viajas al extranjero y ves cómo funcionan otros países, sobre todo los más pobres, que no pueden cubrir el tratamiento de diálisis, con todo lo que esto conlleva.

 

Indonesia.

 

  • Me imagino que tendrás muchas historias y anécdotas sobre tus viajes, ¿Alguna que recuerdes con cariño?

-Por supuesto, mucha gente y muchas experiencias siempre viajando a otros países, incluso por España. Recuerdo un conductor de taxi en la India que era diabético, y necesitó que le ayudase a pincharse la insulina porque se encontraba mareado. Tras ayudarle con la medicación y encontrarse mejor, se mostró muy agradecido, sobre todo al saber que me tenía que llevar a la clínica de diálisis. Él estaba convencido de que Buda nos había unido para conocernos y ayudarnos mutuamente en nuestras enfermedades, así que me llevó gratis todas las veces que necesité ir a la clínica de diálisis a realizar mi tratamiento. La verdad que la experiencia nos unió mucho durante un mes que estuve allí en la India, y no pude tener mejor guía y consejero de viaje.

Lo recordare toda mi vida y lo llevo siempre en mi corazón.

 

 

  • ¿Tienes algún viaje en mente o algún sitio que te apetezca conocer en especial?

-Un viajero siempre tiene en mente el próximo viaje…. Incluso ya tengo más o menos mirado en que ciudades y clínicas de diálisis podría acudir.

Me apetece mucho ir a Vietnam, siempre me han hablado maravillas de este país, y es uno de los destinos que tengo pendiente de Asia, que siempre ha sido uno de mis continentes preferidos.

 


 

 

Después de esta conversación tan agradable y amena, ¿Qué más se puede decir?, pues agradecer a Dani por trasmitir esa vitalidad que lo hace muy bien. Ya hablamos en anteriores entradas al blog que se puede y que se debe viajar y llevar una vida con la mayor normalidad posible y creo que con las palabras de Dani queda bien demostrado. Simplemente seguir el consejo de nuestro compañero y como siempre decimos, “disfruta de la vida luego dónala”…, GRACIAS Dani por tu aportación que seguro que va a valer mucho, un fuerte abrazo amigo.

 

Espero que os haya servido de ayuda la información, así que disfruta de la vida luego dónala.

Saludos cordiales. 

 

 

 

Cuidados de la Fístula Arteriovenosa (FAV)

 

 

    Con esta nueva entrada al blog, quería dar a conocer las principales pautas y del cuidado de la Fístula Arteriovenosa (FAV) para su uso en hemodiálisis.

Antes de seguir escribiendo, deciros que esta entrada al blog no habría sido posible sin la gran ayuda de Antonio Lopez, un profesional en todos los sentidos del equipo de enfermería de la unidad de diálisis del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, (CHUAC), gracias Antonio.

 Como ya bien sabréis por entradas anteriores, la fístula es unos de los protagonistas principales del tratamiento con Hemodiálisis, por lo tanto, ser minucioso en su cuidado será fundamental para el éxito de la terapia. Los cuidados de la fístula han de comenzar desde el periodo pos-quirúrgico inmediato, continuar durante el periodo de maduración y durante todo el tiempo de utilización de la fístula, algo muy importante a tener en cuenta.
 
 
 
 

Fístula arteriovenosa.

 


 

 

    Cuidados pos-quirúrgico inmediato;

 

  La mayoría de las Fístula Arteriovenosa (FAV)  pueden implantarse en régimen de cirugía mayor ambulatoria sin requerir ingreso hospitalario. En el quirófano, una vez realizada la Fístula Arteriovenosa (FAV), antes de dar por concluido el procedimiento quirúrgico, el cirujano debe comprobar la presencia del pulso periférico y la función de la Fístula Arteriovenosa (FAV) mediante la palpación del “thrill” (vibración o frémito). Las complicaciones más importantes que podemos encontrarnos normalmente son la hemorragia, infección, isquemia y trombosis de la Fístula Arteriovenosa (FAV).

  • Aunque las complicaciones hemorrágicas son poco frecuentes, no nos podemos olvidar que se trata de una cirugía; por lo tanto, se ha de controlar el pósito para detectar signos de sangrado. Se debe mantener en todo momento el apósito limpio y seco, cambiándolo si tuviera sucio o húmedo.
  • Se evitarán las situaciones que puedan favorecer la contaminación de la herida quirúrgica o en su caso se protegerá adecuadamente, (si se trabaja con animales o el trabajo que desempeña implica contacto directo).
  • Se deben palpar los pulsos distales de la extremidad donde está localizado la Fístula Arteriovenosa (FAV) comprobar el relleno capilar de los dedos para descartar signos de isquemia. Así mismo, se debe mantener elevada la extremidad de la Fístula Arteriovenosa (FAV) reposando sobre una almohada, para favorecer la circulación de retorno y así evitar la aparición de edemas.
  • Una Fístula Arteriovenosa (FAV) funcionante tiene “thrill” y un soplo audible a la auscultación a nivel de la anastomosis, por ello, se debe comprobar su existencia, detectar fallos y trombosis precoz.

 

 

 

 

 

 

 

 

    Cuidados en el periodo de maduración;

 

  Una maduración insuficiente de la Fístula Arteriovenosa (FAV) puede aumentar la incidencia de las complicaciones relacionadas con su punción, (hematomas, trombosis) y reducir así su supervivencia. Por lo tanto, los cuidados irán dirigidos a favorecer el proceso de maduración para que la Fístula Arteriovenosa (FAV) sea puncionable en el momento oportuno, (no antes de dos semanas después de la cirugía).

 

  • Se debe realizar una higiene adecuada y diaria de todo el brazo de la Fístula Arteriovenosa (FAV) con agua templada y jabón. Mantener la piel hidratada para evitar la aparición de heridas.
  • Aunque son pocos los estudios que presentan datos de la eficacia del ejercicio para mejorar la maduración o supervivencia de la Fístula Arteriovenosa (FAV) algunas Guías Clínicas recomiendan realizar ejercicios antes y después de la creación de la Fístula Arteriovenosa (FAV) para favorecer su maduración.

 

 

Limpieza e higiene de la fístula.

 

Ejercicio recomendados para la fístula.

 

                                          

 

    Cuidados de la fístula arteriovenosa por parte del paciente en el periodo inter-diálisis;          

 

Los cuidados de la Fístula Arteriovenosa (FAV) en esta fase irán dirigidos al paciente y a contribuir a su buen funcionamiento y prolongar su permeabilidad.

  • No permitir bajo ningún concepto que le registren la tensión arterial ni le efectúen punciones en el mismo brazo de Fístula Arteriovenosa (FAV) 
  • Evitar golpes y cualquier compresión sobre la Fístula Arteriovenosa (FAV)  no hay que usar ropas apretadas, relojes, pulseras, vendajes oclusivos ni dormir apoyado sobre el brazo de la Fístula Arteriovenosa (FAV) 
  • No levantar peso ni realizar ejercicios bruscos con ese brazo.
  • Evitar cambios bruscos de temperatura.
  • Se realizará diariamente una exploración física de la Fístula Arteriovenosa (FAV) para detectar posibles complicaciones como: 
  1. Signos y síntomas de infección como enrojecimiento, calor, dolor y superación.
  2. Signos y síntomas de isquemia en el brazo de la Fístula Arteriovenosa (FAV) como frialdad, palidez y dolor.
  3. Signos y síntomas de trombosis como la aparición el endurecimiento o dolor, ausencia de soplo y frémito.
  4. Signos y síntomas de disminución del retorno venoso, como la presenciada edemas.

 

 


 

 

  Estos son los principales cuidados que requiere una Fístula Arteriovenosa (FAV)  no se trata de prácticas muy complejas, y muchas de ellas se convertirán en hábitos cotidianos que no repercutirán en tu vida diaria.

 

Espero que os haya servido de ayuda la información, así que disfruta de la vida luego dónala.

Saludos cordiales. 

 

Consejos nutricionales “pre-diálisis”

   

Con esta nueva entrada al blog queremos ayudar y dar unos pequeños consejos nutricionales a compañeros con insuficiencia renal que están en proceso de “pre-diálisis”. Decir que estos consejos son meramente informativos y que siempre deben de ser consultado y acompañado por las directrices de su nefrólogo o por su equipo médico que le esté llevando. Decir que cada persona y cada paciente es diferente pero que hay unas pautas alimenticias generales que hay que  seguir y que intentaremos aclarar en este post. 

  Con estas pequeñas recomendaciones alimenticias lo que pretendemos es que se alimente lo mejor posible y al mismo tiempo tratar de evitar que la enfermedad renal avance. La alimentación es un aspecto muy importante y a tener en cuenta para los pacientes renales tanto para los que están con el tratamiento, como para los que están en “pre-diálisis”. Llevar una alimentación sana, adecuada y saludable, es fundamental para el buen funcionamiento del tratamiento.

-En la diálisis tenemos que tener en cuenta 3 cosas importantes y que van siempre de la mano:

  1. -La medicación.
  2. -El tratamiento.
  3. -La dieta.

 

 

Come sano…

 

 

La preparación de los alimentos , preferiblemente a la plancha, hervidos, al vapor, al horno o a la parrilla. Conviene evitar los fritos. Al principio conviene pesar los alimentos hasta que se acostumbre a su medida visual o casera, (cucharada, vaso, rebanada, etc…).

 

 


 

 

Recomendaciones generales sobre grupos de alimentos;

  • Carne y pescado: Se recomienda reducir la ingesta a un máximo de 100 gramos de peso crudo diario, se podría sustituir  50 gramos  de carne o pescado por un huevo.
  • Pan, cereales, pastas: Se recomienda consumirlos una vez al día y en cantidades moderadas. Se puede combinar 75 gramos de pan con arroz (4 cucharadas), pasta o patata 250 gramos, así aportaremos proteínas evitando la carne y el pescado.
  • Grasas: Son más indicadas de origen vegetal, (margarina, aceites vegetales de oliva, maíz, girasol y soja y aceites de pescado)
  • Productos lácteos: 1 o 2 veces al día, alternando 125 ml. de leche, (taza mediana), queso 30 gramos o 1 yoghurt.
  • Azucares refinados: Azúcares, miel, mermeladas y confituras…, deben reducirse porque repercuten el nivel de azúcar y grasa en la sangre.
  • Tubérculos, hortalizas y frutas: Ricos en vitaminas y minerales. Pueden completar los platos principales de un modo relativamente libre, (excepto los ricos en potasio).
  • Los tubérculos: (patatas, boniatos, nabos) son ricos en hidratos de carbono compuestos.
  • Legumbres: Conviene evitarlas por su alto contenido en proteínas de bajo valor biológico y con ellas se sobrepasa rápidamente el cupo de proteínas.
  • Productos integrales: Deben tomarse con precaución por su alto contenido en fósforo.
  • Agua: Debe seguir las recomendaciones de su médico. Normalmente debe ingerir una cantidad diaria no superior al volumen de orina que se elimine.

 

 


 

 

Recomendaciones para disminuir el contenido de potasio;

  • Cocinar con abundante agua, para poder cambiarla a media cocción por agua nueva.
  • Las legumbre, verduras, patatas y hortalizas, deberán ponerse en remojo el día anterior a su elaboración, ya que así perderán el 75% del potasio que contienen y no perderán su sabor ni sus propiedades.
  • Nunca aprovechar el agua de cocción para hacer salsas o sopas. Evitar los concentrados de carnes, (avecrem).
  • Evitar el zumo de la fruta en almíbar, ya que en el jugo se concentra la mayor parte del potasio.

 

IMPORTANTE:

Están muy desaconsejados todos los alimentos ultraprocesados;

  • Refrescos con gas, refrescos en general, alcohol destilado, agua con gas, (mucha sal).
  • Bollería industrial, galletas, snacks, (muchos aditivos).
  • Embutidos y otras carnes procesadas, pizzas y comida procesada de cualquier tipo.

 

 


 

Aspectos generales de la dieta de la Insuficiencia Renal antes de diálisis:

 

  • La dieta debe ser siempre sin sal para evitar retención de líquidos y mal control de la tensión.
  • Básicamente la dieta consiste en disminuir la cantidad total de proteínas de origen animal que se comen al día a 0.6 gr/Kg/d que viene a ser 40-60 gr de proteínas al día (una vez descontada la grasa y otros componentes del alimento) según el peso de cada individuo.
  • Al comer menos proteínas, se come también menos fósforo que es lo que se busca, pero además hay que limitar los lácteos  y evitar el queso (debe de ser excepcional y en todo caso queso fresco en pequeña cantidad). Además, debe de evitar otros productos con alto contenido en fósforo como bebidas gaseosas, chocolate e  integrales. Si con la restricción de la dieta no se consigue controlar los niveles de fósforo en los límites adecuados (inferior a 4.5 mg/dl), se tendrá que asociar medicamentos quelantes para disminuir su absorción en el intestino y por eso siempre se deben de tomar con los alimentos.
  • El potasio, tiende a estar alto y para controlarlo tenemos que comer menos alimentos ricos en potasio como la fruta y la verdura. Se recomienda no tomar más de 2 piezas de fruta al día, preferible pera o manzana; no se recomiendan frutas como plátano o uva por su alto contenido en potasio. El resto de las frutas ocasionalmente y sustituyendo a una de las 2 recomendadas. También se puede tomar fruta en almíbar, desechando el caldo de la conserva. En caso de que a pesar de todas las medidas, los niveles de potasio estén por encima de 5.5 meq/l, se deberá asociar medicación quelante para disminuir la absorción intestinal y deberá tomarse con las comidas.
  • Al comer menos proteínas, es posible que también ingiera menos calorías. Comer menos calorías puede hacer que pierda peso y que las proteínas que come, se utilicen como calorías lo que podría llevarle a la desnutrición. Debe asegurar un mínimo de 30 Kilo-calorías por Kilo de peso ideal (el saludable para su tamaño). Debe de compensar las calorías que no come con las proteínas, con alimentos de mayor poder calórico (aceite oliva, azúcar, pan, guarnición con arroz, pasta, salsa tipo mahonesa, jalea, mermelada, caramelos duros, miel y sirope etc…). Si es diabético, el suplemento calórico deberá ser a base de féculas y grasas vegetales y no azúcares.

 

 


 

  Algo muy importante y primordial a la hora de ingesta de alimentos es saber que alimentos tenemos permitidos, restringidos y prohibidos, existen muchas tablas donde aparecen estos productos pero lo mejor y más aconsejable es mirar SIEMPRE el contenido de potasio y fósforo del alimento que vayamos a ingerir en cada momento. 

 

    Alimentos permitidos, limitados y prohibidos

 

  • Alimentos permitidos;

    Niveles bajos en potasio, se pueden tomar con normalidad, pero advertir que aunque tengan un nivel bajo de potasio, tomándolo en cantidades altas estaríamos con el mismo problema. (pollo, cerdo magro, huevo, pescados de río, carnes blancas, pavo, pasta, lechuga, judías verdes, espárragos frescos, cebolla, pepino, sandía, manzana, pera, compotas, piña y melocotón en almíbar, aceite, nata, margarina, mantequilla, azúcar blanco).

  • Alimentos restringidos;

    Niveles medios en potasio, se pueden tomar, pero con moderación, siempre controlando las cantidades y tomando medidas para reducir el potasio; cocer las verduras y cambiarles el agua, dejar las patatas peladas del día anterior y cambiarles el agua, (tomate, zanahorias, guisantes, berenjenas, patata, helados, leche entera, fresas, uvas, carnes rojas, mariscos, pescados, flan, cuajadas, limón, café soluble, mostaza ketchup y salsas, croquetas).

 

  • Alimentos prohibidos;

    Niveles altos en potasio, están totalmente prohibidos y si se toman se aconseja tomarlo justo antes de una sesión de diálisis. (plátanos, frutos secos, cacao, frutas de hueso, leche en polvo, embutidos procesados, productos integrales, puerros, champiñones, azúcar moreno, regaliz, tomates en salsa).

     

 


 

Todas estas recomendaciones nutricionales deben de ser siempre asesoradas y acompañadas por el equipo médico que le corresponda, y muy importante ver los niveles de potasio y fósforo de cada alimento antes de ser  ingerido. Y como siempre digo, “SENTIDO COMÚN”, es la mejor manera para combatir y afrontar los alimentos a la hora de ingerirlos. 

 

Espero que os haya servido de ayuda la información, así que disfruta de la vida luego dónala.

Saludos cordiales.